¿Cómo encontrar el mejor coworking para ti?

GrabbingCoffee Si estas pensando emprender una nueva etapa como autónomo o en una pequeña start-up, el coworking es una buena alternativa para arrancar tu proyecto.  Compartir oficina con otros como tú es económico, motivador y te ayudará a aprovechar las sinergias existentes. Pero ¿cómo elegir el coworking que mejor se adapte a ti? De todos los centros de coworking que han surgido en los últimos años (sobre todo en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona), seguramente existe uno que es el perfecto para ti. Te damos unas cuantas pautas sobre qué tienes que considerar a la hora de encontrarlo. - No te vuelvas loco. Preselecciona 3 ó 4 centros que vas a visitar. Aunque parezcan muy distintos, en el fondo todos los centros de coworking ofrecen lo mismo: un espacio donde trabajar. Durante la visita valora cómo te sentirías tú trabajando allí. Evalúa las instalaciones pero también toma nota de los coworkers y los gestores: ¿se les ve a gusto?, ¿hay demasiada gente?, ¿te han atendido bien durante la visita? Pequeños detalles que te ayudarán a tomar la decisión correcta. - - El precio es lo principal. Es el factor más decisivo a la hora de elegir un centro. Hoy en día existe una amplia oferta de espacios de coworking con sus distintos planes de precios, lo que te ayudará a elegir el centro que mejor se adapta a tu presupuesto. Los centros suelen ofrecer distintas opciones según el horario y los días que necesitarías trabajar allí. Muchos preparan presupuestos a medida, intentando ajustarse al máximo a las necesidades y las posibilidades de uno. - La localización La libertad de elegir es una de las mejores ventajas cuando trabajas por tu cuenta. ¿Por qué no aprovecharla? Por un lado, si tu profesión te lo permite, te puedes buscar algo cerca de casa y ahorrarte los grandes desplazamientos todos los días. Por otro, buscar algo céntrico y representativo, puede ayudarte mucho en  cuanto a tu reputación social y dar un brillo adicional a tu pequeño proyecto. - Los otros coworkers. Antes de elegir, pregunta qué perfiles tienen los profesionales que ya trabajan allí. A veces pueden surgir grandes colaboraciones entre los coworkers en un centro. - No te ates demasiado. Evita los contratos anuales y las permanencias mínimas. Busca un coworking que sea flexible con tu estancia allí. Si resulta que no estás a gusto, cambia. Lo más importante es sentirte tranquilo y poder concentrarte en tu trabajo. - Ten claro qué tipo de integración buscas. Hay centros de coworking que se vuelcan mucho con el networking, los eventos, workshops, exposiciones, etc para sus coworkers y otros que son más tranquilos y dejan total libertad al coworker a la hora de decidir cómo quiere relacionarse o no relacionarse con los demás. - Las instalaciones sí importan. Asegúrate que la mesa que tendrás es fija o flexible. El precio varía y las necesidades de cada uno también. Averigua si podrás dejar tus cosas allí, si podrás quedarte a comer allí, si hay cafetera, si tendrás suficiente luz y buena ventilación. Otro punto a destacar es la conexión que tendrás. Es importante que sea rápida y segura. Pregunta si será por cable o por WIFI. Es recomendable que elijas un sitio de coworking que ya dispone de fibra óptica. Asegúrate también si podrás usar las impresoras, las fotocopiadoras, escáner, etc y si eso conlleva un coste adicional. Si se prevé que tendrías reuniones con clientes, pregunta por la disponibilidad y si está incluido en la tarifa que te ofrecen. - Por último, consulta el horario de apertura y cierre. Procura que sea lo más amplio posible y que tengas flexibilidad con tu horario sin tener que pagar más. Siguiendo estas pequeñas pautas imprescindibles podrás tomar la decisión correcta acerca del espacio que mejor se adaptará a ti.

Del Coworking al Coliving: nuevos estilos de vida más allá del límite vida/trabajo

coliving En los últimos años la idea de compartir en lugar de poseer ha experimentado una auténtica revolución: se comparten oficinas (coworking), viajes en coches (Blablacar, Amovens, etc), pisos (Airbnb, Stukers), incluso se comparte la ropa (Dresseos, La más mona). De allí surge la idea de combinar trabajo y vivienda en uno y compartirlo con personas parecidas a ti: Coliving. Ya no hablamos del balance entre vida y trabajo sino la integración de vida y trabajo. El concepto del coliving aparece en el año 2013 en la zona de San Francisco, junto con la fiebre de los emprendedores del Silicon Valley y su afán de trabajar 24 horas al día para sacar adelante sus proyectos. Los denominados  “wantrepreneurs” (los que quieren ser emprendedores) son los primeros que abrazaron esta idea. Si tienes un proyecto que te ilusiona y trabajas 18 horas al día para sacarlo adelante, ¿por qué perder tiempo en moverte para llegar a tu puesto de trabajo cuando puedas convertir tu trabajo en casa? Pero aquí hay algo más que “trabajar desde casa”. Se trata de encontrar un lugar donde fomentar tus relaciones profesionales y posibles oportunidades creativas. Empezó con las casas colectivas que muchos de ellos compartían. La idea no era ahorrar dinero, sino sumergirse en una especie de convivencia con otra gente que comparte este modo de vida. Hoy en día estos espacios se han profesionalizado y estructurado. Un curioso ejemplo es WeWork que, según la revista Playground, es una comunidad de creadores con un acelerado crecimiento (49 sedes en 4 países) que aspira a hacer de tu lugar de trabajo un sitio que nunca quieras abandonar. Por eso han ido más allá del coworking, creando Welive: un concepto que combina espacios de oficina y áreas de coworking con zonas comunes (jardín, bar, biblioteca) y micro apartamentos de unos 25 metros cuadrados. Todo encajado en un mismo edificio. En la misma línea trabaja Neuehouse, otro espacio de coworking que está ofreciendo opciones para "estancias prolongadas". También proyectos jóvenes como The Caravanserai o Common. Los espacios de coliving también son atractivos para los “nómadas digitales”: gente que han convertido el mundo en su oficina de trabajo. Los nómadas no necesitan mucho para viajar y trabajar desde cualquier rincón del mundo: sólo Wifi estable, electricidad sin caídas, si es posible café expresso y sobre todo encuentros con gente “de la misma pasta”. Trabajar desde un hotel no es lo más óptimo. De allí los sitios de coliving han llenado un importante hueco. En la red se pueden encontrar muchas sugerencias donde instalarte cuando estés de viaje, como Nomadhouse, Nomadlist, Startupetreats, entre otros. Desde hace poco, España también se ha sumado a la moda del coliving con espacios como Sun and Co (abrirá en septiembre 2015), Sende, the Surf Office.    

5 razones para trabajar en un centro de coworking

Para muchas pequeñas empresas, startups o emprendedores la oficina no existe como tal. Se utiliza en cambio cualquier espacio disponible: la cafetería de enfrente, el salón de su casa o el garaje. Pero no de todos los garajes sale un Hewlett Packard y la mayoría de los emprendedores acaban fastidiados y cansados.

Imagen 1

Compartir una oficina es una excelente alternativa para estos profesionales. Si eres emprendedor, descubre aquí, cuales son las 5 razones para encontrar un puesto de coworking para ti: 1. Trabajar en el trabajo Para mucha gente trabajar en casa no es la mejor opción. Demasiadas distracciones y estrés: niños, compañeros de piso, la pareja…puede llegar a ser realmente difícil concentrarse. Cafeterías del tipo Starbucks son una alternativa para un rato pero como trabajo a largo plazo son inviables. El centro de coworking te ofrece la oportunidad de tener tu propio mini ambiente de oficina sin tener que pagar el precio de una oficina exclusiva. Es la manera más fácil de hacerte más productivo. 2. Encontrar personas afines Los centros de coworking suelen agrupar de manera natural profesionales que comparten el mismo o similar sector de trabajo. De ahí, los coworkers terminan compartiendo no solo espacio, sino sinergias sobre su negocio: gestión de proyectos, fundraising, marketing, etc. Incluso se crean relaciones de colaboración e intercambio profesional. 3. Crear comunidad  Otro beneficio importante de los centros de coworking es el sentimiento de comunidad que crean. Tomarte un café o caña con tus compañeros de coworking es importante para tu autoestima de emprendedor: ver que existen otras personas que tienen las mismas inquietudes, que van recorriendo caminos similares al tuyo hacia la meta. 4. Obtener lo que necesitas Wifi, impresora, una buena mesa de trabajo, silla ergonómica, máquina de café, sala de reunión...puede que tengas algunas de estas cosas en casa pero tener todo requiere una buena inversión y bastante espacio. ¿Por qué no ahorrártelo y aprovechar la infraestructura de un centro de coworking? 5. Comunicarte mejor con tus clientes y colaboradores Se trata de un espacio céntrico donde recibir tus clientes o colaboradores, hacer una presentación con proyector o una llamada de video en Skype. Todas estas extras proyectan profesionalismo y hacen la comunicación más fluida. Todos estos son razones de peso para buscar un centro de coworking que se adapte a tus necesidades, localización y presupuesto. ¿Qué esperas? Emprende&Co es un centro de coworking que puede hacer tu iniciación en el emprendemiento mucho más fácil. Especializado en los negocios digitales, ofrecemos puestos de trabajo a un precio muy económico en el corazón financiero de Madrid, a escasos metros de Azca. Vía @Inc.